Actualidad y publicaciones
15/07/2013
Publicaciones económicas

La economía brasileña: ¿Una debilidad preocupante?

La economía brasileña: ¿Una debilidad preocupante?

Ocupando el séptimo lugar en el mundo (y la segunda mayor economía emergente ) por tamaño del PIB, Brasil es el país emergente arquetípico. Pasó brillantemente la prueba de la gran crisis de 2009, lo que demuestra la solidez de sus fundamentos económicos y la madurez de sus instituciones políticas. Sin embargo, el legendario optimismo de los brasileños ha sido puesto a prueba en los dos últimos años: un crecimiento débil, la pérdida de competitividad de la industria y, más recientemente, las protestas masivas por una población que se está inquietando.... ¿Puede repararse el motor de la economía brasileña?

Este panorama ofrece un enfoque global, analizando problemas económicos, problemas socio-políticos y realizando un análisis sectorial. El débil crecimiento y las tensiones sociales son el resultado de problemas estructurales menos relacionados con las políticas económicas clásicas que con las reformas que afectan a las infraestructuras y a la educación, asuntos que, como Cristiano Souza de Santander destaca "no se puede resolver en el corto plazo". Según Luiz Rabi de Serasa, "el bajo crecimiento significa que no se producirá una disminución de las quiebras". Por un lado, las empresas se están beneficiando de la salud de la demanda familiar pero, por otro lado, los tipos de interés y la debilidad de la actividad económica mundial está afectando su rendimiento.

En todos los análisis sectoriales presentados en este panorama (productos químicos, siderurgia, automoción, comercio minorista, agroalimentario) el famoso "Coste de Brasil " viene una y otra vez como una desventaja decisiva. Por ejemplo , el coste de la energía es una carga para la industria siderúrgica, las presiones al alza sobre los salarios están erosionando la competitividad de la industria química. Los pequeños productores del sector agroalimentario sufren de la falta de acceso a las nuevas tecnologías. Sin embargo, la industria se beneficia de dos puntos fuertes. En primer lugar, la fuerte participación de las autoridades es una constante - incluso hasta el punto de adoptar medidas proteccionistas. Fernando Figueiredo, Presidente Ejecutivo de la Asociación de la Industria Química, analiza el consejo de competitividad dado a la industria química - iniciado por el ejecutivo - como "un último empujón en la dirección correcta " hacia la recuperación. Otro punto fuerte: Es cierto que el crecimiento de los ingresos de la clase media contribuye al incremento de los precios, pero sostiene la industria de la automoción y el comercio minorista, dos sectores clave. La clase media brasileña, que se está equipando, está atrayendo inversores internacionalesa la búsqueda de beneficios, como lo demuestra el interés de los fabricantes coreanos y chinos de automóviles. En resumen, el país tiene todas las cartas necesarias para inspirar la esperanza de que este inmenso mercado vaya a despegar de nuevo...

Descargar esta publicación : La economía brasileña: ¿Una debilidad preocupante? (6,18 MB)
Parte superior
  • Spanish